RESTAURANTE TANGO

“El tiempo es esencial” es lo que le dije al arquitecto el diciembre pasado cuando necesitaba remodelar nuestro restaurante. Tengo que admitir que al principio estaba nervioso porque nunca había trabajado con él en el pasado. Sabía el reto que el trabajo representaba, básicamente tenía que realizarse en 10 días el trabajo de un mes, y no sólo eso; yo iba a estar de vacaciones totalmente incapaz de supervisarlo.

Después de un descanso fantástico, un día antes de la reinauguración, entre al restaurante y no podía creer lo que vi; no sólo estaba el trabajo notablemente terminado, Roberto había tomado un esfuerzo adicional de ir hasta Tonala para comprar unas lámparas colgantes para nuestra nueva palapa. Felicidades a Roberto.

David Tingen, Ajijic Tango